Cerveza alemana: Ley de la pureza, Oktoberfest y más

Cuando aseveramos que Alemania y la popular zona de Baviera cuentan con un alto volumen de amantes de la cerveza, no estamos diciendo ninguna mentira. Y es que el país bávaro cuenta con una de las poblaciones más consumidoras de cerveza en todo el mundo; además de que presenta una esencial industria fabricante en todo su territorio, si bien aglutinado en su mayor parte en la ya mencionada región de Baviera.



Y hay algo que hace que la cerveza alemana sea única: su preparación bajo la Ley de Pureza Alemana que se estableció en mil quinientos dieciséis sigue siendo respetada por la mayoría de sus cerveceras, desde las más grandes hasta las pequeñas artesanales. Esta antigua ley en realidad terminó siendo un punto de inflexión en la sociedad alemana y que nació con el objeto de que durante la elaboración de la cerveza se emplearan sólo los mejores ingredientes del territorio germano. Así, hoy en día, la cerveza alemana es sinónimo de calidad.

Características de la cerveza alemana

La composición actual brota en el ya lejano siglo XIII, en el territorio de lo que hoy conocemos como Alemania (y que antes se encontraba dividido). Supone la entrada del lúpulo como ingrediente esencial, que hasta entonces se encontraba más usualmente en el tema medicinal. Ello supuso una incidencia sobre la duración del producto y como un nuevo periodo para tal y como conocemos en la actualidad a la cerveza alemana.

Su nacimiento, curiosamente, no se genera en Alemania; sino que se lleva a cabo en la región de Van, más o menos hace más de seis mil años; sitio en el que ciertos pueblos fueron quienes dieron los primeros pasos en la preparación de esta bebida. Por lo tanto, hay una falsa creencia y muy extendida, de que en realidad la hoy ya tradicional cerveza alemana se originó en este país.

La fama con la que cuenta la cerveza alemana hoy en día, en una gran parte, viene motivada por la celebración anual del Oktoberfest. Se trata de una festividad que ya presenta más de 200 años de existencia y que a lo largo de más de medio mes, concentra a un esencial número de personas para gozar de este tesoro líquido al lado de la buena gastronomía de la urbe; todo ello acompañado de excelente música.

Las cervezas artesanales de la zona asimismo tienen un importante mercado. En los últimos tiempos, tanto en Múnich como en Berlín ha aumentado de forma notable el consumo de cerveza local; siempre y en todo momento, respetando la calidad de los ingredientes empleados en su elaboración.

MIRA UN POCO DEL OKTOBERFEST:

Comentarios

Entradas populares