Cerveza alemana: historia

Antes que nada, si quieres comprar cerveza alemana, ya sea en México u otros países, y que llegue directo a tu casa a un precio justo, ingresa aquí BeerHouse MX.

¿Quieres conocer un poco más sobre la historia de la cerveza alemana? En el post de hoy, tocamos ese tema:
La cerveza, como ya es de conocimiento general, es la bebida preferida de los alemanes. De hecho, se estima que ca alemán consume una media de 110 litros por año; además de que existen más de 1350 cervecerías en Alemania.
Weisbier.jpg
El 23 de abril de 1516 (es decir, hace más de 500 años) los duques bávaros Guillermo 4º y Ludovico 10 proclamaban un decreto:
"Queremos que, a partir de ahora, en nuestras ciudades y ferias y en el campo, no se utilice en la cerveza nada más allá que cebada, lúpulo y agua." Bautizado como el "precepto alemán de la pureza" (Deutsches Reinheitsgebot), estos principios valen hasta el día de hoy, siendo vistos como sello de calidad por todo el mundo.
La preocupación de los gobernantes al imponer el precepto era preservar la salud de sus súbditos. En la época la cerveza era, de hecho, un género alimenticio básico. Con contenido alcohólico significativamente más bajo que el contemporáneo, era teóricamente más "saludable", bebida el día entero tanto por hombres, como por mujeres y niños.
Paulaner Hefe-Weißbier.jpg
Así mismo, hasta la proclamación, entre los ingredientes que se encontraban comúnmente en la cerveza alemana había plantas narcóticas y tóxicas como manzana-espinosa, meimendro o adormidera, así como la ralladura de madera, entre otros adjuntos. Sin contar el agua potable en la Alemania del siglo 16, que era también un medio lleno de agentes patógenos. No obstante, en el proceso de fabricación de la cerveza alemana, el agua era hervida y el lúpulo contaba con una acción antibacteriana.
La más antigua ley también contaba con un factor económico, ya que el impuesto era cobrado en la cebada, evitando así que los cereales importantes en la fabricación del pan, como el trigo o el centeno, fueran empleados en la bebida, generando una posible amenaza de hambre para la comunidad.
Hasta el año de 1907 fue impuesta para todo el Imperio Alemán una ley reglamentando la fabricación de la bebida. Pero ella difería de los preceptos bávaros, ya que permitía el uso de la levadura y la malta en lugar de cebada.
cerveza alemana de trigo.jpg
Sin embargo, cabe señalar que, a día de hoy, los cerveceros germanos no utilizan saborizantes artificiales, enzimas o conservantes en la cerveza alemana.
Con más de 5.500 marcas, en la actualidad, Alemania es campeona de producción en el ranking europeo. En el contexto mundial, sin embargo, ocupa sólo el cuarto lugar en términos de volumen de producción, detrás de China, Estados Unidos y Brasil.

Comentarios

Entradas populares